domingo, 21 de febrero de 2010

El tabaco aumenta no sólo el riesgo de padecer cáncer de pulmón, sino también el de estómago y el de esófago



Científicos holandeses publicaron recientemente que fumar incrementa el riesgo de desarrollar cáncer de esófago y estómago, mientras que el consumo de alcohol también influye, pero en menor medida.

Su estudio siguió durante 16 años a más de 120.000 individuos de 55 a 70 años y permitió confirmar que el consumo de tabaco aumenta las probabilidades de desarrollar los dos principales tipos de cáncer gástrico, así como los dos principales de cáncer esofágico. El incremento del riesgo varía entre un 60 y un 263% entre los fumadores respecto a los no fumadores.

El alcohol, a su vez, afecta solamente al riesgo de carcinoma esofágico de células escamosas, tumor que se encuentra en la parte superior del esófago

Los individuos que al inicio del estudio ingerían más de 30 gramos de alcohol al día –equivalente a 2-3 vasos de vino- tuvieron casi cinco veces más probabilidades de desarrollar el tumor que los abstemios.

Las recomendaciones que pueden hacerse a partir de los resultados de esta investigación son claras: dejar de fumar y consumir alcohol con moderación son medidas útiles para prevenir el cáncer.