martes, 16 de febrero de 2010

Dormir bien protege de la depresión


Un estudio norteamericano confirma que los chicos que duermen menos horas tiene mayor riesgo de una depresion, así como más probabilidades de tener pensamientos suicidas
Una investigación llevada a cabo por médicos estadounidenses sugiere que los adolescentes que se acuestan más temprano tienen menos probabilidades de desarrollar depresión y tener pensamientos suicidas. Según sus resultados, acostarse pronto podría ejercer cierta protección, posiblemente derivada de una mayor duración del sueño.

La investigación analizó datos de más de 15.000 adolescentes e información proporcionada por sus padres. El 7% de los participantes tenía depresión y el 13% pensamientos suicidas en los últimos 12 meses. El 54% de los padres declaró que sus hijos se acostaban hacia las 10 de la noche o antes durante la semana, el 21% hacia las 11 y el 25% más tarde de medianoche. La duración media del sueño fue de 7 horas y 53 minutos, cifra inferior a las 9 horas o más que recomienda para estas edades la Academia Americana de Medicina del Sueño. Los participantes que se acostaban antes de las 10 dormían 33 minutos más que los que se iban a la cama a las 11 y 40 minutos más que los que se acostaban pasada la medianoche.

Los resultados revelan que los adolescentes que se van a la cama pasada la medianoche tienen 24% más probabilidades de desarrollar depresión y 20% más de tener pensamientos suicidas que los que se acuestan a las 10 de la noche o antes.

La duración del sueño influye de forma significativa, pues aquellos que declaran dormir habitualmente cinco horas o menos cada noche tienen 71% más probabilidades de sufrir depresión y 48% más de pensar en el suicidio que aquellos que duermen unas ocho horas.

Para el autor principal del estudio, estos resultados refuerzan la idea de que la duración del sueño desempeña un papel fundamental en la aparición de la depresión..