sábado, 28 de noviembre de 2009

Las madres de ayer y hoy


En los últimos años se han producidos cambios en la forma de entender la maternidad. Ello no supone que las madres de hoy se preocupen menos de la alimentación del bebé, la lactancia materna, etc., sino que, ahora la mayoría de las mujeres trabajan, y eso es un hándicap a la hora de tener un hijo, tanto a la hora de que le ofrezcan un trabajo, como cuando llega la hora del parto y del puerperio, para lo que precisaría desconectar durante un tiempo (baja maternal) de sus obligaciones laborales.
Las madres de hace unas décadas centraban su trabajo dentro del hogar, de puertas para adentro, siendo su única misión atender a sus hijos, a su marido y, a veces incluso, a algún abuelo. Sin embargo, la madre actual es la mujer que compagina dos trabajos, uno fuera de casa y otro dentro de casa, y se apoya en otras personas como son personas que se contratan para que cuiden a sus hijos, o quien tiene suerte si se dispone de algún abuelo que le guste los niños y se ofrezca a cuidarlos, para poder conseguir su objetivo, cuidar de los hijos y, a su vez, trabajar. Antes, las madres disponían de la experiencia de las abuelas que eran las que marcaban las pautas a seguir a la hora de decidir en temas relacionados con el embarazo, parto, post parto y cuidado del bebé… pero ya hoy día la opinión de la abuela ya pasa a tener un valor relativo en estas cuestiones y se hace más caso a internet que a la experiencia de éstas.
Además, hoy día la mayoría de las madres ven lógico aplazar el tener un hijo por la crisis, y si se tiene aún sin tener piso propio y trabajo seguro, es porque la edad es un tema prioritario a la hora de decidir tener un hijo.