martes, 1 de septiembre de 2009

Mensaje tranquilizador de los médicos sobre la gripe A

La Organización Médica Colegial (OMC) consideran que se está creando una alarma y una angustia exagerada en torno a la Gripe A, según un comunicado difundido hoy por la OMC: Ante las constantes y variadas informaciones que sobre la Gripe A se están difundiendo, la OMC hace un llamamiento para ayudar "a situar este problema en su justa dimensión". Los médicos además señalan que la percepción social que se está teniendo de esta gripe no se corresponde con su nivel real de impacto, inferior -en cuanto a fallecimientos- al de la gripe estacional de los años anteriores y por supuesto al de otras causas de fallecimiento por enfermedades graves que es preciso atender. Además, y en relación a las embarazadas, apunta que la repercusión alcanzada sobre la incidencia de la Gripe A en ellas "ha hecho saltar unas alarmas injustificadas". En este sentido recuerda que en el tercer trimestre de embarazo, debido a la presión abdominal que el feto realiza y que condiciona la función cardio-respiratoria de la embarazada, cualquier gripe o proceso respiratorio puede complicarse con mas frecuencia que en el resto de la población; "pero ese riesgo en valores absolutos es mínimo". Además precisan que estar embarazada no aumenta la probabilidad de contagiarse por gripe A y que dicha dolencia no provoca abortos ni malformaciones del feto. Recomiendan también continuar la lactancia natural aunque se tenga gripe A, porque siguiendo las normas higiénicas habituales no hay ningún problema para el lactante. En cuanto a la población en general apunta que la Gripe A, es más contagiosa que la gripe estacional, "pero sin embargo es más benigna y su mortalidad es menor". "Contamos además con la experiencia de lo sucedido en los países con invierno austral (que coincide con el verano en España) donde no han dispuesto de vacuna y ha dejado en toda esa parte del mundo 1.796 fallecidos por esta causa y hasta la fecha, cuando cualquier gripe estacional de las que pasamos todos los años deja sólo en nuestro país entre 1.500 y 3.000 muertos", recuerda la OMC. Tras indicar que la vacunación es una medida preventiva parcialmente eficaz, explica que las vacunas pueden presentar efectos adversos y por esta razón la vacuna sólo debe administrarse a los grupos de riesgo que hayan establecido las Autoridades sanitarias. En cuanto a los tratamientos, la OMC explica que los fármacos antivirales sólo deben ser utilizados en enfermos graves y en pacientes con enfermedades crónicas importantes, "y desde luego son ineficaces en niños y en adultos sanos". Algunos virus además, desarrollan resistencias a los antivirales limitando la eficacia del tratamiento, por lo que siempre deben ser prescritos por el médico. "Los comportamientos que se derivarían de una alarma exagerada impedirían no sólo la adecuada atención a quienes realmente lo necesitasen sino que también dificultarían la atención debida al resto de pacientes que -a causa de otras enfermedades importantes- son atendidos por nuestros servicios sanitarios", concluye la OMC.