miércoles, 17 de junio de 2009

El ejercicio físico contra el cáncer de mama


La práctica de, al menos, una hora de ejercicio por semana una vez se han superado los 30 años de edad se asocia con una disminución del riesgo de cáncer de mama, de acuerdo con las conclusiones de un trabajo llevado a cabo por investigadores de la University of Northern Colorado (Estados Unidos) y presentado en el marco de la reunión anual del Colegio Americano de Medicina Deportiva (ACSM) celebrada en la ciudad de Seattle (Estados Unidos).
Los investigadores, solicitaron a 4.296 mujeres que recordaran la cantidad de actividad física en cuatro etapas de la vida: de los 10 a los 15 años, de los 15 a los 30, de los 30 a los 50, y después de los 50.
La probabilidad de desarrollar cáncer de mama no varió según los niveles de ejercicio entre los 10 y los 30 años. Sin embargo, el riesgo de padecer la enfermedad era significativamente menor cuanto más activas eran una vez superados los 30 años. De modo que toda mujer que hacía menos de 60 minutos de ejercicio estaba por debajo del nivel promedio y toda la que hacía más de 60 minutos estaba por encima.
Pocas mujeres que hacían ejercicio entre los 30 y los 50 años desarrollaron cáncer mamario, a diferencia de las participantes físicamente menos activas.
Asimismo, pocas mujeres que se calificaron como ‘altamente competitivas’ a partir de los 50 años desarrollaron la enfermedad, comparadas con las que hacían menos de 60 minutos de actividad por semana. Por todo ello, el mensaje sería que acumular más tiempo de actividad física después de los 30 años sería clave para reducir el riesgo de desarrollar cáncer de mama, una medida que no cuesta mucho y sin embargo provoca muchos beneficios.