lunes, 18 de mayo de 2009

Mirando por la salud de nuestros hijos



Me hago eco de una noticia que ha salido recientemente publicada en JANO y que nos demuestra a través de un estudio científico los efectos beneficiosos que tiene el ejercicio físico diario en los niños. Dice así:
"El ejercicio diario reduce el riesgo de sobrepeso y obesidad en los escolares, según concluye un estudio desarrollado por investigadores del Centro del Corazón de la Universidad de Leipzig (Alemania) y presentado en Estocolmo (Suecia) en el marco de EuroPRevent 2009, reunión anual sobre prevención cardiovascular de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC). Concretamente, el estudio muestra que los niños en edad escolar que asisten a clases en las que realizan ejercicio a diario reducen su prevalencia global de obesidad, mejoran su capacidad de ejercicio, aumentan sus niveles de colesterol HDL (es decir les aumenta el colesterol bueno frente al malo) y reducen su presión sanguínea sistólica.
En palabras de la Dra. Claudia Walther, directora del estudio, “está claro que los niños de hoy tienen un estilo de vida diferente al del pasado. Son menos activos y nuestra hipótesis era que un aumento en su actividad a través de ejercicios reduciría los riesgos de enfermedad cardiovascular en su vida futura”.
En el trabajo participaron 188 niños en edad escolar que, con una media de 11,1 años de edad, fueron incluidos en un programa de ejercicio diario que contemplaba al menos 15 minutos de entrenamiento de resistencia. Así, los resultados del primer año ya mostraban beneficios significativos para aquellos en el grupo de ejercicios diarios: en sólo un año la proporción de niños con sobrepeso y obesos había disminuido del 13% al 9%, mientras que en el grupo control había aumentado del 11% al 13%.
Además, la capacidad de ejercicio de los niños también aumenta, concretamente un 29%, en el grupo de ejercicio. De forma similar, los niveles de triglicéridos y de colesterol HDL, así como la presión sanguínea sistólica, también mejoraron entre los niños que hacían más ejercicio.
“Incluso con estos resultados del primer año podemos decir que la actividad física regular tiene un efecto beneficioso sobre la composición del cuerpo, la capacidad de ejercicio y los marcadores de riesgo cardiovascular en los niños”, explicó la Dr. Walther, para quien el seguimiento durante los próximos 10-12 años proporcionará una idea de cómo la modificación del riesgo a esta temprana edad se traduce en beneficios en la vida posterior.
Para los autores, el resultado más sorprendente fue el efecto del ejercicio diario sobre el peso corporal, un efecto que no se había descubierto tan marcado o tan pronto en otros estudios.
Entonces tras leer esta noticia podria ser bueno hacer que nuestros hijos intenten hacer algo de ejercicio todos los días, y una propuesta es que seamos los padres y madres los que lo hagamos con ellos y ella, con lo que así nos beneficiamos toda la familia.