viernes, 15 de mayo de 2009

Cuide los dientes de su hijo/a

Aproximadamente uno de cada tres niños de 5 y 6 años tienen o han tenido caries en dientes de leche. Estos datos señalan la importancia de comenzar las medidas de prevención, dietéticas e higiénicas, desde una edad temprana.
En los jóvenes de 12 años, están afectados uno de cada dos jóvenes.
A partir de los 12 años sólo la mitad de los jóvenes se cepillan los dientes más de una vez al día, uno de cada 3 una sola vez, y uno de cada seis lo hace con menor frecuencia. Así también se sabe que las chicas tienen una frecuencia de cepillado mayor que los chicos, y que los de menor nivel económico son los que utilizan menos el cepillo.
Los niveles de conocimiento de la población en relación con las caries y la enfermedad periodontal continúan siendo bajos, existiendo aún conceptos erróneos como el evitar el cepillado en caso de sangrado de las encías o el desconocimiento sobre los efectos a largo plazo de estas patologías.
Sólo una cuarta parte de la población declara cambiar su cepillo cada tres meses y este dato se ve reflejado en la venta anual de cepillos, que pese a mejorar, lenta pero progresivamente, no alcanza la venta de un cepillo/año por habitante.
¿Porqué enferman los dientes? ¿Qué es una caries?La caries es la destrucción progresiva del diente, que se va desminerelizando. Progresa siempre del exterior hacia el interior del diente. Empieza con la destrucción del esmalte, esta fase aún no es dolorosa. Si sigue progresando destruirá otras capas del diente y empezará a ser doloroso ante el contacto con el calor, el frío y el azúcar. Si no se trata, la caries continua evolucionando, producirá dolores fuertes y espontáneos y la destrucción del diente. Puede llegar a producir un absceso y otras enfermedades.
La caries es una enfermedad infecciosa y hay cuatro factores que influyen:
Dientes susceptibles: algunos de nosotros tenemos los dientes más frágiles que otros.
La placa dental bacteriana: es una película clara, delgada y pegajosa compuesta de bacterias, desechos de comida y componentes de saliva. La placa se acumula en los dientes y está asociada tanto con las caries dentales como con las enfermedades de las encías. Remover mecánicamente la placa cepillándose es el método más efectivo para la limpieza de los dientes y la prevención de enfermedades de las encías.
Alimentación: los alimentos ricos en ácidos ( zumos, colas, ketchup,...) y en hidratos de carbono fermentados (dulces) favorecen la desmineralización.
Tiempo de exposición: estos factores juntos crean un medio ambiente para que la bacteria se multiplique.
¿Qué puede ocurrir cuando hay caries?Pueden doler, dificultar la ingestión de alimentos, el sueño, la digestión, la comunicación, el aprendizaje y el juego, y puede crear una autoestima baja. Pueden provocar otras infecciones.
La enfermedad de las encías afecta los tejidos blandos que sujetan los dientes y es la mayor causa de pérdida de dientes en adulto.
Consejos para tener unos dientes sanos...-Enséñales desde pequeños a cepillarse los dientes, después cada comida y sobre todo antes de irse a la cama.
-Recuerda que deben cepillarlos durante al menos dos minutos.
-Cambia de cepillo cada tres meses.
-Utiliza cepillos y pastas dentífricas adecuados a la edad del niño.
-Y también vigílalos y trátalos si es necesario
También los niños con dientes de leche tienen que cuidarlos
Piensa que es importante cuidar los dientes de leche, ellos guían a los dientes permanentes para que salgan en su sitio. Se pueden prevenir las caries con medidas sencillas y de manera lúdica ("hacer como mamá o papá"). Y además:
No pasar objetos de una boca a la suya, chupar su chupete, compartir cepillos...
Ayudarles a cepillar sus dientes.
Utilizar cepillos y pasta dentífrica especiales y adaptados para ellos.
No abusar de alimentos y bebidas azucaradas, lavarles los dientes después de tomarlos, y nunca dárselos antes de irse a la cama.
Evitar acostar a un niño con el biberón, y aún más si está azucarado, porque favorece el desarrollo de caries.
El gobierno ha puesto en marcha un Plan de Salud Bucodental en el que el niño tiene acceso a actividades asistenciales: aplicación de flúor tópico (de acuerdo con la política de fluoración de cada Comunidad Autónoma y de las necesidades individuales de cada niño), y una revisión anual del estado de salud de la cavidad bucal, con exploración radiográfica y tratamiento si el niño así lo precisase (sellados de fisuras, obturaciones en piezas dentarias permanentes, tratamientos pulpares, exodoncias, tartrectomías y tratamientos de incisivos y caninos permanentes en caso de enfermedad, malformaciones o traumatismos). Si no te ha llegado la carta con los boletines de acceso al dentista para tu hijo/a reclama en tu centro de salud
.